Kizhi, la isla de las iglesias de madera

Los amantes de la historia y el arte tienen en el pogost (recinto) de Kizhi un destino que la Unesco considera algo sin paralelo en la arquitectura de madera rusa o global.

Se encuentra en una de las islas del lago Onega, en la República de Karelia y abarca 2 iglesias de madera del siglo XVIII y una torre de reloj octogonal, también de madera, construida en 1862.

A simple vista el visitante comprende de inmediato que está ante una obra visionaria para su época y con una técnica ya olvidada (o casi), que permitió a los carpinteros medievales realizar edificios de madera sin utilizar clavos, prácticamente con solo un hacha.

La tradición cuenta que Néstor, el carpintero de la Iglesia de la Transformación (una de las 2 del pogost de Kizhi) lanzó su hacha al lago Onega cuando concluyó su trabajo para de una forma simbólica afirmar que nunca hubo ni habrá otro templo como ese.

El conjunto arquitectónico está en la parte sur de la isla de Kizhi e incluye también la Iglesia de la Intercesión.

Se trata de uno de los espacios más destacados de la isla donde se pueden ver hasta 89 obras de madera  construidas desde el siglo XV.

Concentración de arte

Esta concentración es resultado de la decisión de las autoridades soviéticas en las décadas del 50 y el 60 del siglo XX que movieron hasta allí muchas de las obras de madera de la región para facilitar su cuidado y concervación.

Según los historiadores, las iglesias de la isla Kizhi se mencionaron por primera vez en las crónicas en el siglo XVI, pero se incendiaron en 1693 y las actuales fueron construidas en el mismo sitio posteriormente.

La Iglesia de la Transfiguración tiene 37 metros de altura, 22 cúpulas y fue construida con solo un hacha y sin clavos presumiblemente de 1713 a 1714.

La Iglesia de la Intercesión fue levantada en 1764 con ocho cúpulas y su campanario de 30 metros de altura.

El conjunto es un remanente de los asentamientos típicos ortodoxos medievales y post-medievales en regiones alejadas de y clima particularmente difícil.

Aunque en el siglo XIX las paredes de las iglesias fueron cubiertas con paneles y pintadas de blanco y las cúpulas con láminas de metal, de 1949 a 1959 se realizaron obras de restauración para devolverles su aspecto original.

Las iglesias se siguen utilizando en servicios litúrgicos como cuando fueron construidas, salvo un lapso del período soviético de 1937 a 1994.

Monumento protegido de Historia y Cultura

El Kizhi Pogost es un monumento protegido de historia y cultura y en 1993, por decreto del Presidente de la Federación Rusa, se incluyó en el Código de los objetos más valiosos del patrimonio cultural de los pueblos de la Federación Rusa.

También está incluido en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Se encuentra a 68 kilómetros de Petrozavodsk, la capital de Karelia, y se considera la más visitada de las más de 1600 islas del Onega, el segundo lago de agua dulce más grande de Europa.

La gran diversidad de peces (esturión, salmón, trucha, bagre, anguila y otros) es una de las atracciones del lago, donde en los últimos años se organizan la regata de vela rusa, Onego, y el Festival de barcos de madera, Blue Onego.

TurismoPlus.org / Foto: Tikhonnetpro (Pixabay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: