El desfile nocturno de los cien demonios

TurismoPlus.ORG / Fotos: Sherra Triarosdiana (Pixabay) y el autor.

Para quien piense que en Japón ya no hay nada de que asombrarse, traemos la exposición que da título a este trabajo, en esta excursión turística a lo fantástico,  más allá del tradicionalmente dedicado a las artes plásticas y que con más de 500 años de antigüedad, se ha traspasado a los modernos medios de comunicación, cine y vídeo.

Rollo ilustrado del Desfile de los 100 demonios

 

La exposición toma casi de sorpresa al viajero; en pleno Madrid, una muestra dedicada a monstruos legendarios japoneses.

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, a cien metros de la conocida Puerta del Sol, es la encargada en colaboración con la Fundación Japón, de llevar a turistas y madrileños esta singular exposición que sorprende por la variedad, origen y repercusiones actuales en los medios modernos de comunicación, como el manga y el anime japoneses, y hasta los comics llevados al video que ven tantos chicos en todo el mundo.

Según explicó a Turismo Plus Daniel Sastre de la Vega, curador de la exposición, la muestra se realiza en el marco de las actividades para conmemorar el 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y Japón.

Denominada “Yokai: Iconografía de lo Fantástico”, su nombre está vinculado a la génesis de la imagen sobrenatural en el Japón. La exposición ofrece una exclusiva selección de piezas provenientes de la antigua   colección sobre yôkai  (monstruos  japoneses) de  Koichi Yumoto (actualmente colección de la ciudad de Miyoshi, en la prefectura de Hiroshima), con  las que poder disfrutar de la sugerente iconografía japonesa de lo fantástico.

Los yôkai surgieron del poder de una rica imaginación y, a través de una  diversidad de objetos, entre los que se encuentran rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y otras piezas, se  muestra la riqueza  de la cultura visual  japonesa de lo sobrenatural.

Yokai: de la Superstición a la Historia de la plástica

Pero, ¿qué son, en definitiva los Yokai? Para aclararnos, nadie mejor que Daniel, quien es profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y experto en arte oriental. “Japón- expresó- es un país con una rica cultura visual relacionada con la representación de lo sobrenaturaly lo fantástico. En su manifestación escrita más temprrana como las “Crónicas de Antiguos Hechos de Japón”, del siglo VIII d.n.e, se relatan hechos inexplicables cuya manifestación plástica nos llegó más tarde, entre el 778 y el 1192, en varios rollos ilustrados.

Daniel Sastre y Risa Imamura, Fundación Japón

Pero sin duda – abunda el experto- el ejemplo más relevante de la iconografía sobrenatural es el rollo ilustrado “Desfile Nocturno de los Cien Demonios”, (1424-1525), que muestra una procesión de monstruos en animada comparsa.

En estos rollos –continúa- encontramos tres categorías de seres dentro del imaginario japonés. En primer lugar los demonios (oni) que se traducen al estar asociados con los seres que pueblan el infierno budista. En segundo lugar, seres monstruosos (Yokai) que se relacionan tanto con hechos inexplicables o con seres animales que tienen poder sobre los humanos.

Algunos tienen partes animales, partes humanas, o partes de los dos, tales como los Kappa y Tengu. Los Yōkai son generalmente más poderosos que los seres humanos, y debido a esto, tienden a actuar con arrogancia sobre los mortales. Los Yōkai también tienen valores diferentes de los humanos, y cuando estos entran en conflicto pueden conducir a la enemistad.

Finalmente, están los objetos cotidianos que han adquirido autonomía  (tsukumogami).

 Los Tsukumogami comprenden artículos ordinarios de una casa que han venido a la vida en su cumpleaños número cien. Esta clasificación virtualmente ilimitada incluye Bakezouri (sandalias de la paja), Karakasa (viejos paraguas), Kameosa (viejos tarros de sake) y Morinji-ningu’n-kama (las teteras).

Del terror supersticioso al Comic

La primera aproximación de un occidental a los Yokai, sería más o menos interpretarlo como el equivalente del “hombre del saco” o el “coco” en nuestra cultura. Porque el término original japonés puede definirse como monstruos o apariciones aterradoras. Y sin embargo, en Japón no es así.

Nacidos del temor reverencioso que producían fenómenos incontrolables de la naturaleza, de la intuición de algo desconocido que acecha en la oscuridad, con el paso de los siglos los avances científicos y sociales facilitaron la transformación de estas criaturas. Convertidas hoy en día en seres habituales con apariencias cada vez más curiosas y cercanas, el público los comenzó a considerar como parte de la vida cotidiana y sus representaciones ganaron en simpatía.

Este cambio de paradigma –apunta Daniel- ha sucedido gracias a Shigeru Mizuki, uno de los dibujantes de Manga más importantes del siglo XX en Japón. Mizuki, que, como Cervantes, perdió el brazo izquierdo, creó GeGeGe no Kitaro, una de las primeras obras en rescatar esta parte del folklore japonés. Desde entonces, muchas de sus obras —en España son cinco las que hay publicadas— han llevado a erigirle como maestro del género Yokai.

Plato con motivos del desfile

Plato con motivo del desfile de los 100 demonios

Hoy en día, los Yokai están de moda, en múltiples versiones de comics y video, en videojuegos como Yokai Watch, que son cada día más populares, y hasta en el ubicuo Pokemón, cuya creación se inspiró en estos monstruos del folklore japonés.

Me despido de Daniel y salgo a la calle. En la Puerta del Sol me recibe el bullicio habitual de los cientos de turistas que pasan cada minuto, mientras medito en lo curioso que resulta que una idea tan antigua pueda trasladarse con tanto éxito a los medios modernos de comunicación y entretenimiento.

La claridad del mediodía madrileño parece disolver las sombras de los Yokai que me han acompañado en esta excursión turística a lo fantástico.

Pero cuando llego a la estación del metro, un gran cartel ya anuncia la próxima  temporada del comic televisivo InuYasha, otro derivado moderno de los Yokai.

Richard Potts

Richard Potts

Periodista. Corresponsal en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: