Los Cristianos Ocultos en Japón

TurismoPlus.ORG

Las crecientes visitas de extranjeros a Japón cuentan ahora con un nuevo atractivo: lugares de una larga resistencia de los cristianos japoneses frente a la intensa persecución contra sus creencias durante el período de los “shogunatos” (desde el Siglo XVII al XIX).

Los “Sitios de los cristianos ocultos en la región de Nagasaki” constituyen un escenario ideal para los turistas amantes de la historia del milenario país del sol naciente y acaban de ser inscriptos en la lista de Sitios del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Los “Kakure Kirishitan” o cristianos ocultos surgieron tras la promulgación del Edicto de prohibición del cristianismo en 1613 que abolió todas las huellas de esa fe en Japón, situación que duró 2 siglos y medio hasta su desaparición en 1873.

Fueron fieles que crearon diversas comunidades cristianas en la región de Nagasaki para mantener sus creencias en la clandestinidad, mientras aparentaban ser seguidores del budismo y el sintoísmo, está última basada en la veneración de los kami o espíritus de la naturaleza.

Ellos siguieron practicando el catolicismo con sus oraciones aprendidas oralmente, conservando en secreto el crucifijo, las figuras de los santos, el rosario y otros objetos de devoción.

Los sitios declarados patrimonios son el Castillo Hara, varios lugares sagrados (villas) en Hirado, Amakusa, Sotome y las islas Nakaenoshima, Kuroshima, Nozaki, Hisaka, Kashiragashima, Naru y Egami, así como la Catedral de Ōura, la iglesia más antigua de Japón, todos en la costa occidental de Nagasaki.

Se estima que la cifra de mártires de la cruzada antirreligiosa puede alcanzar los 6.000, solo entre 1614 y 1640, aunque la supervivencia de decenas de miles fue considerada como un milagro por el Papa Pío IX.

Los puntos reconocidos por la UNESCO fueron testigos de las actividades de los misioneros y colonos cristianos en Japón desde la etapa de prohibición y persecución de esa fe hasta la revitalización de sus comunidades tras el fin de la veda de esa religión en el año 1873.

Entre ellos se encuentran pueblos e iglesias donde los cristianos practicaron en secreto su fe, casas de líderes, cementerios y lugares que fueron venerados en secreto como el monte Yasumandake o la isla de Nakae no shima.

Japón cuenta hoy con una veintena de sitios declarados como Patrimonio de la Humanidad, entre ellos, el Memorial de la Paz de Hiroshima (donde cayó la primera bomba atómica lanzada por Estados Unidos el 6 de agosto de 1945), los Monumentos budistas de la región de Horyu-ji y las Aldeas históricas de Shirakawa-go y Gokayama.

El país asiático recibió en 2017 la cifra récord de 29 millones de turistas, un 20% más que en 2016 y tres veces lo registrado en 2013, y aspira llegar a los 40 millones en 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: