El Caribe, ese gran escenario cinematográfico

TurismoPlus.ORG

Ernest Hemingway no solo fue uno de los favoritos de los lectores universales en los años 30, 40 y 50, sino también de los productores de cine en Hollywood que decidieron en esa época mudar sus decorados al Caribe, un amplio mundo de naturaleza, mar y sol,  y usar los argumentos del escritor.

Los historiadores de la Meca del Cine descubrieron que debido a la Segunda Guerra Mundial, Hollywood no podía permitirse lugares reales para imágenes con entornos exóticos. Encontraron algunas soluciones, entre ellas mover las escenas de sus películas a México, el Caribe y finalmente a Europa. Para la región caribeña ello significó atractivos adicionales para los turistas.

Hicieron además otro hallazgo feliz. Las novelas de Hemingway eran tan internacionales y algunas hasta tan caribeñas que se vendieron muy bien en todo el planeta.

La versión de Hollywood de Have and Have Not (1944) fue filmada en Key West y Martinica, y  ello llevó a que dos premios Nobel fueran acreditados en una misma película de Hollywood, Hemingway como autor de la novela original y William Faulkner como guionista.

Así, según especialistas, se abrieron los caminos hacia cumbres de calidad literaria en Hollywood en medio de una época de artistas inolvidables como Humphrey Bogart y Errol Flynn extraordinarios en tramas de aventuras.

Hemingway residió muchos años en Cuba y también en Key West. En las islas caribeñas escribió algunas de sus historias más perdurables: Adiós a las armas, Muerte en la tarde, Tener y no tener, Por quién doblan las campanas, todas convertidas con las décadas en películas clásicas.

La estrella de To Have and Have not, Humphrey Bogart, todavía estaba disfrutando del éxito de Casablanca, realizado dos años antes, cuando protagonizó su película caribeña junto a la que después sería sus esposa, Lauren Bacall.

El capitán Blood, de Errol Flynn, llegó a la pantalla grande en 1935. Le trajo al entonces joven actor el estrellato y un primer vistazo del Caribe .

Las escenas de La Habana en la versión cinematográfica de Mankiewicz en 1955 del musical Guys and Dolls de Frank Loesser, con Marlon Brando, Jean Simmons y Frank Sinatra, se ambientaron en elementos de la capital cubana, pero en realidad se realizaron en un escenario de sonido de Hollywood.

No sucedió lo mismo con Cojímar, un suburbio de La Habana donde se filmaron en realidad escenas de la versión cinematográfica de Hollywood sobre la evocadora novela de Hemingway The Old Man and The Sea. Un busto de Hemingway se encuentra en esa localidad costera.

El mismo Hemingway se puede ver en E Viejo y el Mar, como espectador en una breve escena de flashback, una pelea de lucha de brazos que involucra al héroe, Santiago, interpretado por Spencer Tracy.

Muchas de las películas filmadas en el Caribe parecen inolvidables. Aún se pasan con cierta frecuencia por las televisoras de todo el mundo. Estos son algunos de los más famosos.

El largometraje del agente 007 Dr. No fue filmado en la isla de Jamaica. En Casino Royale, luego de recibir una licencia para matar, James Bond (Daniel Craig) pasa tiempo en el lujoso One & Only Ocean Club en las Bahamas.

Help, de los Beatles fue filmada en Londres, Salisbury Plain, los Alpes austríacos, New Providence Island y también en Paradise Island en las Bahamas donde comenzó a rodarse el 23 de febrero de 1965.

La película “El señor de las moscas” fue filmada en Puerto Rico, incluyendo Aguadilla, Vieques y El Yunque. Los fanáticos de Steve McQueen y Dustin Hoffman recordarán a Papillon, quien se hizo famoso como personaje en la Isla del Diablo en la Guayana Francesa.

Y las muy famosas y vistas películas de Piratas del Caribe se han filmado en varias islas del Caribe, entre estas San Vicente y las Granadinas, Tortuga, Dominica, las Bahamas y Puerto Rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: