Industria del crucero en observación en el Caribe

TurismoPlus.ORG / Foto: Lemgo/D (Pixabay)

La coincidencia de factores como auge de la capacidad, alza de los combustibles, fortalecimiento del dólar y huracanes, están amenazando la atractiva industria de los cruceros en el Caribe, hasta ahora una estrella en ascenso constante.

Pero entre todos esos elementos, el que parece preocupar más a los inversionistas de las empresas dedicadas a este negocio es el crecimiento de la oferta en la región, provocada por su éxito.

Ante el nerviosismo, el gerente general Carnival Corp, Arnold Donald dijo en conferencia telefónica a los inversores que la capacidad no está creciendo demasiado rápido debido a las limitaciones de la capacidad de los astilleros.

Carnival es una de las compañías con mayor capacidad en el Caribe, junto a Royal Caribbean Cruises Ltd. y Norwegian Cruise Line Holdings.

Donald expresó sus conclusiones al anunciar que la empresa obtuvo beneficios de 561 millones de dólares en el segundo trimestre de 2018, cifra por encima de los 379 millones del mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, la analista de Susquehanna Financial Group, Rachael Rothman, sugirió que los inversionistas no están convencidos del todo con el análisis y muchos abandonaron sus acciones porque creen que si hay una sobre-oferta en el Caribe.

Ello provocó una caída del 10 por ciento en el valor de las acciones de Carnival al día siguiente del anuncio, evidentemente porque no todos los accionistas compraron los argumentos para el futuro de la empresa con base en Miami.

Al respecto Travel Weekly indicó que los temores se fundan en los grandes barcos entregados a principios de 2018 y los que volverán a partir de noviembre.

Por ejemplo se espera para fines de año el ingreso al Caribe del Norwegian Bliss, traído desde Alaska, el Symphony of the Seas del Mediterráneo, y el Carnival Horizon de Nueva York.

Para la campaña que se inicia en noviembre también se incorporarán nuevos barcos: Nieuw Statendam de Holland America Line y Celebrity Edge de Celebrity Cruises.

En el caso específico de Carnival (las otras grandes empresa del Caribe no han hecho sus informes) la preocupación de los inversores para la segunda mitad del año es el Caribe.

A la preocupación por el aumento de la capacidad en la región se suma la de una posible repetición de la temporada de huracanes que se inicia en octubre.

Donald intentó calmar los nervios con cifras globales, aunque admitió que “sobre una base de crecimiento relativo, el Caribe puede ser más débil en los rendimientos que otros mercados”.

Pese a estos obstáculos, la industria del crucero sigue adelante: para 2018 se estima que más de 27 millones de personas disfrutaran de un crucero, una cifra récord para un sector que viene creciendo al ritmo de un millón anual desde hace un decenio.

La situación específica del Caribe podría desembocar en un inicio en una baja del precio de los pasajes… hasta que las aguas vuelvan a subir de nivel y la oferta se estabilice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: