¿La ruta del vino mexicano? Si, gracias

TurismoPlus.ORG

El viajero amante del vino generalmente se sorprende al encontrar en su primera visita a México la existencia de caldos nacionales, aunque no debería.

Según crónicas históricas el primer vino producido con técnicas europeas en el continente americano se fabricó en 1574 en México (probablemente en Cohauila), a partir de uvas nativas silvestres como la Vitis rupestris, Vitis labrusca o la Vitis berlandieri.

La Vitis europea fue introducida desde Cuba por Hernán Cortés, a quien se le atribuye un papel protagónico en la producción de vinos en el país.

México produce en la actualidad 4 millones de cajas de vino, según la presidenta de la Asociación Mexicana de Sommeliers, María del Pilar Merer Palafox, citada por el diario El Financiero.

Y de acuerdo con reportes de Freixenet ya la nación exporta unas 800 mil botellas a varios países de Europa, Estados Unidos y Japón, sobre todo de vino espumoso método champenoise (estilo de la región de Champagne).

Sin embargo, pese a toda esta historia, los mexicanos no son grandes bebedores de vino y según su asociación de sommeliers el consumo alcanza apenas a una botella de vino por persona (aunque otras fuentes tienen un estimado mayor) y la mayoría de marcas importadas.

Pero hay sectores interesados en cambiar la tendencia y en 2018 el Congreso de la Unión aprobó una Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola Nacional, cuyo propósito es estimular la producción.

Paralelamente el Consejo Mexicano Vitivinícola pueso en marcha la campaña “Todos Unidos por el Vino Mexicano” para fomentar el conocimiento y el amor por los caldos nacionales.

Según estimados de esa organización apenas el 29.3% del mercado interno pertenece al vino mexicano y el resto (70.7%) es traído sobre todo de  España, Chile, Argentina, Francia, Italia, entre otros.

En declaraciones recogidas por el diario El Economista  Daniel Milmo, presidente del Consejo Mexicano Vitvinícola  asseguró que en 15 años la participación del vino nacional  país puede llegar al 40% si el área de cultivos que es de 6,747 hectáreas pasa a 15,000 hectáreas.

Actualmente el vino se produce fundamentalmente en los estados de Baja California, Coahuila, Querétaro, Chihuahua, Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí, Puebla, Sonora y Nuevo León.

De estas regiones Baja California y una parte del estado de Sonora se encuentran en la Franja del Vino (existen 2 en el planeta que atraviesan las latitudes 30° y 50° norte sobre la línea ecuatorial, y sobre el Hemisferio Sur entre los paralelos 30° y 40º.).

En estas áreas se estima que las temperaturas, precipitaciones, humedad y viento son favorables para la viticultura.

Las variedades más sembradas son Cabernet Sauvignon, Nebbiolo, Ruby Cabernet, Chenin Blanc, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Merlot, Tempranillo, entre otras, todas importadas.

¿Podrá alguna vez lograrse un buen vino mexicano con uvas naticas? Según estudios recientes de científicos estadounidenses https://turismoplus.org/comida/enoturismo-sueno-americano/ ello es posible, pero… ese tiempo no parece muy cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: