Premio a restaurante atendido por reclusas

TurismoPlus.ORG

La revista Time decidió seleccionar como dos de los mejores lugares del mundo a dos restaurantes colombianos, uno de ellos el Interno, operado en Cartagena por reclusas.

El Interno es atendido por reclusas de la Cárcel de San Diego de Cartagena y es único en América Latina por esa condición. El otro de Alta Cocina está en Bogotá, se llama LEO, y es propiedad de la Chef Leonor Espinosa, famosa por sus recetas con ingredientes ancestrales, según explicó la publicación.

Ambos fueron escogidos mediante un sondeo de Time, que se edita en Nueva York. titulado “World’s Greatest Places” (Los mejores lugares del mundo) elaborada a partir de 1.200 nominaciones de editores y expertos y que incluye hoteles, parques, museos y restaurantes.

De esa manera se selecciona cada año un centenar de lugares en el planeta. La revista explicó que para hacer la lista ganadora se tuvo en cuenta el elemento diferenciador de aquellos sitios que están actualmente “abriéndose camino” e “impresionando” a sus pares de la industria al ofrecer una experiencia única.

El negocio de la Chef Espinosa opera con especias que emplea conseguidas en comunidades del área y que permiten “conocer su memoria histórica y los usos ancestrales de ciertos ingredientes”, dijo a la prensa en Bogotá. Además en el desarrollo de su cocina ha contado con la asesoría de biólogos y etnobotánicos, entre otros expertos, que la han llevado a lo largo de su carrera a innovar.

La mujer fue galardonada en 2017 como la mejor chef femenina de América Latina.

En cuanto a Interno fue inaugurado el 15 de diciembre de 2016 y es el segundo que ha sido abierto en un centro penitenciario en el mundo. El primer fue el In Galera, en Milán, Italia.

La prisión en el que está este restaurante se sitúa a su vez en el centro histórico de Cartagena, a unos 150 metros de la casa del fallecido Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.
El director de esa cárcel de mujeres, Ramiro Cuadro García, apoyó en 2016 la iniciativa y desde ese momento las reclusas se capacitaron en temas como panadería, cocina, servicio al cliente, creación de empresas, educación financiera, entre otros.

“No no solo queremos quedarnos con este espacio, queremos ampliarnos al tema de la panadería que también es una apuesta empresarial interesante y que beneficia a todas las internas”, explicó el funcionario.

El lugar es muy visitado tanto por comensales del área como por turistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: