La Torta Cubana… de México

En México el visitante conocerá una comida muy socorrida en el país: la torta, una forma específica y en dimensiones mucho mayores de lo que la Real Academia de la Lengua denomina un emparedado (Porción pequeña de jamón u otra vianda, entre dos rebanadas de pan de molde).

Se trata de un platillo preparado utilizando una telera (similar al pan francés pero de aspecto redondeado), picado a la mitad y en la cual se agregan los ingredientes que van dando nombre a sus variedades.

Puede considerarse como clásica la torta de jamón, pero a partir de ahí la imaginación de los “torteros” –muchos de los cuales están ubicados en puestos callejeros- ha creado durante años una variedad casi interminable.

Como joya de la corona puede considerarse la “torta cubana”, de la cual lo primero que se debe aclarar es que no se conoce en Cuba y todo indica se trata de una creación puramente mexicana.

Esta variante se prepara con diferentes ingredientes, pero puede decirse que lleva todo lo que quien la prepara tenga a mano: aguacate, carne, embutido, tortilla de huevo, pierna de puerco, salchicha, quesos de varios tipos, mayonesa, cebolla, chile, frijoles refritos y un largo etcétera.

Este alimento, que para los españoles sería un “super bocata”, compite con las cadenas norteamericanas de comida rápida y sigue brindando la energía necesaria a miles de comensales en todo México.

Origen del super bocata

Sobre su origen no se conoce con toda seguridad, aunque hay varias versiones.

Una de las más difundidas indica que fue en un establecimiento nombrado Tortas Don Polo a su dueño se le ocurrió meter entre las dos mitades del pan todos los ingredientes al alcance de la mano en una fecha de 1954 a 1956.

El investigador mexicano José Luis Curiel le contó a Raquel Castillo de la publicación Munchies que el platillo, al cual considera primo-hermano del bocata y el sándwich, recibió el nombre de torta cubana en un recetario publicado en 1956

Otra versión recordada por Curiel es que a fines del siglo XIX en la calle de Cuba, en el Centro Histórico del Distrito Federal se ofertaban tortas “rellenas de todo” y comenzaron a llamarse tortas cubanas, en alusión al nombre de la calle.

En México me inventé otra historia para explicar a los recién llegados el origen de este platillo de espíritu callejero que normalmente se come parado frente al puesto de ventas y hasta ahora nadie lo ha negado.

Se trata de un cubano ocurrente a quien no le saciaban las variedades de las tortas clásicas y le dijo al tortero que preparara una “cubana”, tras lo cual procedió a indicarle los ingredientes que llevaba (todos los que estaban a disposición).

La receta gustó tanto que comenzó a venderse como pan caliente.

Usted puede escoger la variante que quiera o ninguna, pero realmente es un platillo popular que no debe obviar en su próxima visita a México.

TurismoPlus.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: