Enoturismo, viajar y conocer vinos

TurismoPlus.ORG

Los turistas amantes del caldo de uvas realizan mas de 2,7 millones de visitas a las bodegas de vino españolas al año, según cifras de la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN)

De acuerdo con el presidente de la Real Academia de Gastronomía y vicepresidente de honor de la Asociación Española de Enoturismo (AEE), Rafael Ansón, el 15 % de los 82 millones de turistas que viajan a España lo hace motivado por la gastronomía y el vino.

Un reporte del portal especializado TurismodeVino.com advirtió, no obstante, de una tendencia al incremento del precio de las visitas a las bodegas que en 2017 registró aumentos en algunos casos por encima del 20 por ciento.

Es algo que inquieta ya que hemos pasado en poco tiempo de una realidad en la que las bodegas no cobraban y estaban contentas de recibir visitas gratuitas para vender a otra realidad de subidas de precio generalizadas, alertó la publicación.

La misma fuente explica que muchos visitantes extranjeros se extrañan porque los precios de las visitas a las bodegas españolas son ahora más caros que el de otras regiones europeas con gran prestigio en la fabricación de vinos.

De acuerdo con esta valoración, las subidas de precio pueden afectar el acercamiento sobre todo del cliente nacional joven, un sector que vienen atrayendo las bodegas hace algunos años en competencia con la cerveza.

La gran batalla del sector vinícola para los próximos 10 años es abrirse al turismo, afirmó el presidente de la Cámara de España y presidente de honor de la AEE, José Luis Bonet, al presentar  las conclusiones de una conferencia internacional realizada en la Feria Internacional de Turismo (Fitur 2018) en Madrid.

En es misma direción el Institut del Cava organizó los días 15 y 16 de febrero de 2018 unas jornadas sobre comercialización en el enoturismo, entre cuyas recomendaciones se incluyó la importancia de integrar esta modalidad al territorio.

Sobre ello Turismodevino.com considera que la cultura, arquitectura, paisaje y el propio vino deben estar articulados en una propuesta para trasmitir la esencia de una región por medio de su vinculación al producto vinícola.

Se trata, según este enfoque, de un estilo de turismo de calidad, en medios rurales y con un hilo conductor en las actividades: el gusto por las cosas buenas (no caras necesariamente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: