Brindando con vinos mexicanos

TurismoPlus.ORG

Este vino Casa Grande Cabernet Sauvignon, 2014 contiene notas de olor de grosella, cereza, y ciruela. Las notas de sabor son de tenue y agradable sabor a chocolate amargo, bastante persistente y agradable retrogusto.

El Cabernet Sauvignon es excelente acompañante de cortes de carnes de sabor intensos, como cordero, venado o filete mignon bañado en salsas especiadas.

Es puro mexicano. Sale de las viñas del Valle de Parras, Coahuila.

México no es muy conocido en el mundo del turismo por sus vinos. Más bien por sus costas de playas y grandes centros de sol y mar especialmente en CanCun y Cozumel, entre otros lugares.

Pero los Decanter World Wine Awards han sorprendido este año al dedicarles las mejores críticas a seis vinos de México. El DWWA es el concurso de vinos más grande y prestigioso del mundo, según sus seguidores.

Por definición el objetivo común de todas las competiciones de vinos es obtener comparaciones válidas de vinos por expertos capacitados.

Los mejores de cada clase

Están dirigidos tanto a consumidores como a los profesionales de la industria. Los premios son con frecuencia medallas de bronce, plata, oro y oro doble. The Decanter World Wine Awards incluye premios al vino mejor en su clase.

Las competencias de este perfil tiene detractores y defensores. Los primeros afirman que sus premios son engañosos. Los segundos afirman que los premios al vino han mejorado la calidad de la bebida preferida de Baco por el mundo.

La publicación El Economista, de México, se estima entre los segundos. En un artículo recientes expuso que los DWWA son referencia obligada para enófilos y entusiastas noveles del vino.

En 2018 los jueces otorgaron al final de la competencia DWWA 50 medallas Best in Show, 149 medallas de platino, 439 medallas de oro, 3,454 medallas de plata y 7,079 medallas de bronce.

México estuvo bien representado. Esa publicación divulgó que sus casas lograron colocar 17 de sus vinos entre los premiados. Ganaron una medalla de plata, 7 de bronce y 9 menciones honoríficas una mejoría notable con respecto a la competencia del año anterior, cuando se llevaron a casa 11 menciones especiales por parte de los jueces.

México no es un productor novato. El Economista comentó que nada menos que el conquistador  Hernán Cortés fue el promotor del cultivo de la Vitis vinifera en los territorios americanos continentales, y con un decreto que data del año 1524, ordenó el cultivo de la vid.

Tradición mexicana

La publicación citó entre otros ganadores  del premio de este año al Petite Syrah, 2016 de las bodegas L.A. Cetto que describió como un tinto de los viñedos del Valle de Guadalupe, en la península bajacaliforniana. “Contiene notas de sabor de frutos rojos y negros, y florales como jamaica y grosella.

El Petite Syrah se puede beber solo, pero es mucho mejor si acompaña carnes rojas, de caza o un plato de pasta.”, subrayó.

Muchos pueden decir que no han oido hablar demasiado de vinos mexcanos. Pero no solo la historia sobre Hernán Cortés prueba el punto. Un amante del vino mexicano escribió en Internet que en el Valle de Guadalupe, una región vinícola mexicana en Baja California, a un par de horas al sur del cruce fronterizo San Diego-Tijuana los vinos  no hacen realmente una novedad.

Allí los primeros vinos comerciales datan de la década de 1940, elaborados por un inmigrante italiano llamado Angelo Chetto. Allí existen hecctáreas de viñas plantadas que hacen prácticamente toda la producción de vino de México.

El autor probó en la región un Chenin blanc y una mezcla roja, viva, de frutas de tempranillo, syrah y Cabernet sauvignon. Cató además un chardonnay excelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: